El Star Wars de Disney y cómo lo han recibido los fans

george-lucas-star-warsSabemos del gran efecto que ha causado la saga galáctica más famosa de toda la historia del cine y sobre todo a la emoción que genera con las nuevas trilogías que están en desarrollo, pero no podemos negar que también existe cierto disgusto por parte del público hacia las versiones más recientes de Star Wars.

En el año 2012, Lucasfilm (Empresa de George Lucas), fue vendida a The Walt Disney Company junto con los derechos de Star Wars, así lanzando en el año 2015, la nueva trilogía de la saga que parte desde el episodio 7 al 9.

Los personajes y la trama de Star Wars, son las principales razones que le dan a esta saga su popularidad a nivel mundial, teniendo a héroes y villanos icónicos como Luke Skywalker y Darth Vader que forman parte en una historia épica ambientada en el basto universo que sirve de escenario para un enfrentamiento entre el bien y el mal. Ahora, con la nueva versión de Disney podemos seguir la historia de estos personajes después de su gran auge en la trilogía original.

George Lucas, creador y ex director de la saga, confirmó que estas nuevas versiones, no eran lo que él tenía en mente ya que su idea para la nueva trilogía no fueron tomadas en consideración por Disney, que decidió desarrollarla a su manera.

Tenemos personajes nuevos, además de los anteriores, y una nueva trama que se origina a partir de los acontecimientos pasados. Sin embargo, el resultado no ha caído nada bien a gran cantidad de aficionados, por el hecho de que existen varios problemas en la trama.

Con el pasado estreno de Star Wars: “The Last Jedi”, en diciembre del año pasado, se manifestaron diferentes tipos de comentarios, en su mayoría negativos, sobre la nueva película. Las razones predominantes de esto es que la trama es en algunas ocasiones predecible y el trasfondo de ciertos personajes importantes es desconocido o incoherente.

Aunque se rumora que Disney, tienen la intención de producir una nueva saga que explique el origen de algunos personajes, esto aún no es oficial y lo que nos presentan los episodios 7 y 8 son en ocasiones personajes incompletos cuyo pasado desconocemos y por lo tanto sus motivaciones son poco claras para el púbico.

Por si fuera poco, hasta el protagonista de la saga Mark Hamill (Luke Skywalker), afirmó que su personaje es muy diferente al que se puede apreciar en la saga pasada y ha expresado en diferentes ocasiones su inconformidad por lo anterior.

También hay escenas que no fueron particularmente del agrado de muchos aunque a otros cuántos les fascinó. Un ejemplo de ello fue cuando *Spoiler alert* Leia Utiliza la fuerza para sobrevivir a una explosión que la arroja al espacio exterior. Aunque muchos lo vieron como algo innecesario o poco realista a otros les agradó ver al personaje de Carrie Fisher usar la fuerza de esta forma por primera vez. Otro ejemplo es la muerte de Luke que si muchos lo vieron como un acto digno y heroico, otros hubieran deseado que permanezca vivo hasta el final de la historia.

Cabe destacar que The Force Awakens y The Last Jedi también han tenido sus aciertos al ser películas que visualmente tienen bastante calidad con una combinación de efectos prácticos y digitales e incluir momentos emocionantes con elementos que son fundamentales en la franquicia y llegan a tocar la nostalgia de sus fans.

La trama confusa y personajes que muchos acusan de ser pobremente desarrollados, son causantes del mal recibimiento que está teniendo Star Wars. Habrá que ver cuál es el desenlace de esta historia y si el episodio 9 logra aclarar algunas de estas dudas que dejaron a más de un fanático insatisfecho.

¿Qué tan importante es el fútbol en la comunicación?

 

Por: Andrés Juárez
Alumno de Ciencias de la Comunicación UCEM
Colaborador del Laboratorio de Periodismo UCEM

Para los mexicanos el fútbol es más que un simple deporte. Como en otros lugares, forma parte de la cultura popular en nuestro país e incluso se podría considerar por muchos como una religión.

No es de sorprenderse que este deporte sea el de más audiencia en México, pues según datos de ESPN y la encuesta aplicada por el GCE (Gabinete de Comunicación Estratégica) es el más practicado y el más visto por diferentes medios de comunicación como la televisión, la radio y más recientemente a través de las redes sociales.

La comunicación del deporte tiene una influencia importante ya que la información del fútbol llega a nosotros por diferentes medios. Un ejemplo claro de ello: La Televisión, que es el medio más popular para ver los partidos además de escuchar las opiniones de expertos y enterarse de noticias relevantes al deporte.

FPT

El mercantilismo que surje gracias a la cultura del fútbol, es otro ejemplo de comunicación, ya que supone un negocio que cubre una necesidad de expresión y de identidad que los fanáticos demuestran al consumir diferentes productos para compartir su pasión por este deporte y por el equipo o el judaror al que admiran. Actualmente es normal ver a una persona con la camiseta con los colores de su equipo o ver jugar a los jóvenes con un balón de las Chivas o del América.

El fútbol representa no sólo una forma de entretenimiento, que es una de las funciones de la comunicación, sino también una actividad deportiva que ayuda a desarrollar una formación integral, personal y profesional, integrando valores que los medios de comunicación logran difundir como el compañerismo, el respeto, el trabajo en equipo, la confianza, el desarrollo físico, entre otros.

Para muchas personas, este deporte llega a ser una gran fuente de motivación, debido a que ayuda a fijarse metas y aspiraciones para lograr lo que se proponen y no se den por vencidas, siguiendo ejemplos de jugadores que no solo en la cancha son admirables, sino también en la vida.

Sin duda, para los mexicanos el fútbol no sólo representa un hobbie sino también es una pasión que lleva la emoción de sentir el comienzo y el final de cada partido, ya sea en el estadio o desde la sala de su casa.

Te obligaron a leer. ¿Cuál fue el resultado?

Por: Zaira Castillo 
Alumna de Ciencias de la Comunicación UCEM
Servicio social del Laboratorio de Periodismo UCEM

LIBRO

Feria Internacional del Libro IPN, 26 Agosto de 2016. Foto Yazmín Ortega

México ocupa el penúltimo lugar de lectura de 108 naciones según la UNESCO; curiosamente, el mexicano gasta más dinero en libros que en alcohol, según el INEGI (UNESCO, 2013).

Cuando leemos se activan procesos cognitivos que enriquecen la mente. Algunos estudios vinculan la lectura incluso al incremento de la felicidad. Cuando se lee un libro, una historia paralela nos acompaña. Leer, sobre todo literatura, nos permite reconocernos en la mente de un otro, en este caso el escritor, provocando un sentirte acompañado que, además de las bondades anímicas que ello implica, fortalece nuestra propia identidad. Diego Torre estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad del Centro de México, nos comparte la experiencia que él vive al leer, afirma que cuando lee piensa que a final de cuentas saca algún concepto de él, le gusta reflexionar lo que va leyendo y al final crear un conocimiento.

A pesar de que existen jóvenes como Diego que tienen un interés por la lectura, México ha sido un país que se encuentra culturalmente alejado de ella. Hace un siglo registraba aproximadamente 82% de analfabetismo y hoy esta cifra ha disminuido a 6.9% (UNESCO, 2013). Además de esto, la psicóloga Graciela Martínez Gutiérrez; Coordinadora del departamento de psicopedagogía en la Universidad del Centro de México, declara que desde el 2006 se leían 2 libros al año, cuando se evalúan las cuestiones de comprensión y fluidez verbal los resultados son muy deficientes y cuando se ve a un estudiante con dificultades para comprender nos lleva a que es un estudiante con bastantes problemas de ortografía y una de las razones por las que esto sucede es que los estudiantes no leen.

México enfrenta un enorme reto en materia educativa; no sólo en lo que se refiere a los inmensos rezagos en cobertura en el nivel medio-superior y superior sino que también en materia de calidad de la enseñanza y en superación del rezago educativo. Por estos motivos, la psicóloga Martínez recomienda que los docentes sean uno de los incentivos prioritarios, pues en esta etapa de la vida cree que a ellos (los docentes) les corresponde servir como influencia y motivación para los estudiantes, ya que son maestros y en ese sentido cree que esta es su labor primordial. Afirma que, aparte del desarrollo de actividades académicas, sería bueno que de vez en cuando se les encargue leer un libro, ya sea su libro favorito, hacer debates en clase sobre los autores y sobre lo que les pareció la lectura. De esta forma se va creando cierta curiosidad en el joven para comenzar a leer. Un consejo de Martínez es que los docentes recomienden libros a sus alumnos, ya sean lecturas que les puedan servir en su vida personal o en su vida laboral.

Continuando con las declaraciones de los alumnos de la Universidad del Centro de México, se reflejaron resultados totalmente opuestos.

Diego Torre Eugui estudiante de Ciencias de la Comunicación nos platica que en su casa desde muy pequeño le inculcaron el hábito de la lectura. Afirma que no lee tanto como su  madre y se hermana menor pero cuando lee le gusta mucho ya que asimismo su padre se encargó de leer con él desde que era muy pequeño. Diego cree que ese ejemplo que tiene en su casa ha influido mucho en sus hábitos de lectura.

Desde otra perspectiva está la versión de Carolina, estudiante de Ciencias de la Comunicación. Ella nos cuenta que en su casa sí existe el hábito de la lectura pero a ella no le gusta leer. Opina que eso es raro en un comunicólogo pero ella no es “fan”, pues cuando era niña la obligaban a leer y ella pronto se aburría o se desesperaba. Carolina asegura que su hermana puede leer hasta tres libros por semana ya que sus padres trataron mucho de inculcar este hábito pero a ella no se le pegó. Sostiene que puede ser por su personalidad o porque cuando estaba en la escuela la obligaron a leer.

Un factor para que los jóvenes no lean según lo que nos cuenta el alumno Diego es la situación actual que vivimos con internet, en la que tenemos todo extremadamente rápido y muchas veces gratis. Poder bajar un libro de cualquier lugar puede mermar un poco la economía de los libros, e influir para que no compren los libros físicos sino que los descarguen o que en todo caso no los lean

Otro factor que menciona Carolina es los grandes distractores como lo es Netflix. Ella nos asegura que si no existieran las redes sociales o plataformas como Netflix, siendo este su gran distractor, los jóvenes podrían tener más tiempo para leer, ya que estos quitan demasiado tiempo y en muchas ocasiones los jóvenes prefieren ver las películas de dos horas que aventarse en un libro con el que te puedes tardar hasta un mes.

Es por eso que la psicóloga Martínez nos dice que para que un niño sea activo en la lectura desde niveles básicos lo primero que necesita es tener modelos que funjan como reforzadores, es decir, si un niño ve que hay libros en su casa entonces tendrá esa identificación y por lo tanto va a querer leer. Esto se refuerza sobre todo con la influencia de los padres: si ve a estos leyendo cualquier cosa, ya sea periódicos, revistas o libros, entonces eso va a fomentar esa práctica en el niño. Sin embargo, si nos vamos a otro contexto en el cual los niños no tienen acceso a libros o no tienen ese modelo que les sirva de reforzador, difícilmente el niño va a obtener ese hábito, lo único que va a leer serían los textos gratuitos que hay en el salón de clase.

Para finalizar llegamos a la conclusión de que el hábito de la lectura debe apoyarse en el gusto y este debe inculcarse tanto en el hogar como en la escuela. Consideramos que la sociedad debe concebir la experiencia de leer como una actividad enriquecedora. Como dijo alguna vez Miguel de Cervantes Saavedra “el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”.

 

Jenaro Villamil. Entre 108 países, México es penúltimo lugar en lectura. Proceso 23 Abril 2013.

 

Color de piel y movilidad social en México

 Por: Daniel Pérez Romo
Alumno de Ciencias de la Comunicación UCEM
Servicio social del Laboratorio de Periodismo UCEM

El INEGI publicó hace poco un estudio que muestra una realidad que es incómoda, pero bien conocida por los mexicanos: el estatus social de un individuo está estrechamente relacionado con el color de su piel.

El Módulo de Movilidad Social Intergeneracional que publicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía el 16 de junio de este año presenta información relacionada con diferentes características que influyen en la posición socioeconómica de los integrantes de la población de 25 a 64 años en México. Una de estas clasificaciones es la de “percepción de movilidad social por autoreconocimiento de color de piel” en la que se aplicó una escala cromática, utilizada en el Proyecto sobre Etnicidad y Raza en América Latina  (PERLA, por sus siglas en inglés), que clasifica la piel en 11 tonalidades para que el propio entrevistado identificara su color de piel. De las personas que se autoclasificaron en las tres tonalidades más claras, sólo 10% no cuenta con algún nivel de escolaridad, mientras que para las personas que se ubicaron en las tres tonalidades más oscuras esta cifra subió a un 20.2%. De igual forma, en el grupo de personas con piel más clara 79.2% cuenta con un nivel superior, mientras que en las tonalidades más oscuras sólo un 25% alcanza este nivel de escolaridad.

Desafortunadamente, en nuestro país así como en muchos otros, la piel blanca es generalmente asociada al prestigio, mientras que la piel oscura se relaciona con lo humilde. En un tweet que publicó el director del INEGI y en el que incluyó un enlace al estudio de movilidad social, señaló que “Las personas con piel más clara son directores, jefes o profesionistas; las de piel más oscura son artesanos, operadores o de apoyo”. Esto generó cierta controversia y provocó que usuarios de la red social lo tacharan de racista a pesar de que se refería a los resultados estadísticos de un estudio que, como Santaella mencionó en otro tweet, “arroja una triste realidad de nuestro país que estamos obligados a resolver”.

Captura de pantalla 2017-06-20 a las 10.41.29

Algo curioso es que de acuerdo con el estudio “World Value Survey”, reportado por Washington Post en mayo de 2013, México se encuentra entre los 20 países menos racistas, lo que contradice a la información obtenida por el INEGI (a no ser que la complemente, caso en el que tendríamos un grave problema a nivel mundial). En este estudio se encuestó a los participantes sobre qué tipo de personas ellos se negarían a convivir y un porcentaje entre 5 y 9.9 de los mexicanos eligieron la respuesta “personas de otra raza”.

Una posible explicación a esta incoherencia es la falta de honestidad de los encuestados al responder este tipo de preguntas. O tal vez debido a nuestra naturaleza mestiza que nos agrupa a la mayoría de los mexicanos, discriminamos a nuestra propia gente y cuando nos hablan de otras razas pensamos en gente europea y extranjeros. A pesar de éste último estudio no podemos negar que existe una discriminación hacia los mexicanos de piel más oscura cuando por ejemplo es común escuchar expresiones despectivas como “tez humilde” o se usa la palabra “indio” como un insulto.

Si bien no se puede decir que el color de piel de un mexicano determina su futuro, tampoco sería certero ignorar este factor como algo que en parte influye en su estatus social y vida laboral. El hecho de que se haya producido una conversación acerca de este problema a partir del estudio publicado en Internet es un gran paso que mediante el diálogo y la reflexión nos permita dejar atrás los prejuicios para lograr crecer como individuos y como país.

Más que un voto, una elección

Por: Daniel Pérez Romo
Alumno de Ciencias de la Comunicación UCEM
Servicio social del Laboratorio de Periodismo UCEM

http-o.aolcdn.comhssstoragemidas51f22a9a1715f2b8d926331c9ff1b8d9205347165CierreNeza2

Foto por: Adriana Álvarez – cuartoscuro.com

El proceso electoral en el Estado de México del pasado 4 de junio reveló una alta competitividad entre los partidos políticos PRI y Morena ya que, si bien el candidato a gobernador del PRI Alfredo del Mazo resultó ganador con 33.7 puntos porcentuales, la diferencia con Delfina Gómez fue muy pequeña, al ganarse la candidata de Morena al 30.8 por ciento de los votantes. A pesar del triunfo del PRI una vez más en este estado, los resultados tan cerrados en estas elecciones y considerando la baja participación electoral de los mexicanos, demuestran la inconformidad de los ciudadanos con el gobierno priista y su preferencia por partidos alternativos.

Cerca del 50 por ciento del padrón electoral no vota, ya sea por una falta de interés en la política o por una desconfianza al personal y las instituciones. Esta gran cantidad de ciudadanos que optan por abstenerse a votar benefician al PRI ya que la gran mayoría de ellos no apoya al partido y al no presentarse a las urnas para votar por algún otro, le hacen un gran favor al gobierno y a su partido.

“El día que podamos enfrentar como país estas dos cuestiones, disminuir la desconfianza interpersonal y hacia las instituciones y hacer el pueblo más politizado yo creo que ahí podemos incrementar en alguna buena la participación ciudadana” expresa Benito Nacif, consejero del Instituto Nacional Electoral durante el Taller para Periodistas 2015.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Calidad de la Ciudadanía, realizada por el IFE, en 2013, el rango de edad con más participación es de ciudadanos de 60 a 69 años con 74 por ciento y el que presenta menor participación es de personas entre los 20 y 29 años con 53 por ciento. Esta información es preocupante ya que los jóvenes, que representan un enorme sector de la población, son los menos interesados en ejercer su derecho al voto.

Sin duda es necesario fomentar una cultura política, especialmente en los jóvenes, para obtener una mayor participación en las elecciones. No obstante, es responsabilidad de los gobernantes y de los partidos ganarse el voto de los ciudadanos, no sólo mejorando su imagen a manera retórica, sino con acciones que lleven a cabo para construir una sociedad justa y combatiendo la corrupción de forma efectiva.

Recordemos que los ciudadanos también contribuimos para el desarrollo del país y tenemos el compromiso de tomar las decisiones que, al estar bien informados, creamos más convenientes para el bien común. Si de verdad queremos lograr un cambio existen muchas formas en las que los jóvenes podemos participar para contribuir en nuestra comunidad, pero podemos empezar por cumplir con lo que a cada uno de nosotros nos corresponde para que esto suceda.

Otra amenaza a la libertad de expresión: caso de Miroslava Breach

Por: Daniel Pérez Romo
Alumno de Ciencias de la Comunicación UCEM
Servicio social del Laboratorio de Periodismo UCEM

Miroslava-960x500

Cuartoscuro Archivo

Es bien sabido que México no es un lugar seguro para los que se dedican al periodismo, de hecho es el quinto país más peligroso para periodistas según un informe publicado en noviembre el año pasado por la Unesco.

El pasado 23 de marzo un recordatorio de esto tuvo lugar en Chihuahua cuando la periodista Miroslava Breach Velducea fue asesinada, lo que además provocó que cierre el periódico donde trabajaba.

Miroslava era conocida por sus publicaciones acerca del crimen organizado, siendo la más reciente una nota publicada el 4 de marzo titulada “Impone el crimen organizado candidatos a ediles en Chihuahua” en la que relató que “desde principios de febrero, antes de la emisión de la convocatoria del PRI, los aspirantes más fuertes a las presidencias municipales de Namiquipa, Bachíniva, Urique, Uruachi, Guazapares, Guachochi, Batopilas y Buenaventura recibieron mensajes intimidatorios, presuntamente del crimen organizado, ordenándoles no participar en los procesos internos ‘porque solo habría un candidato’”.

A la periodista la mataron como represalia por su trabajo periodístico, según el gobernador Javier Corral quien, de acuerdo con el presidente del foro de periodistas de Chihuahua, Ángel Zubía, sabía de las amenazas que Miroslava había recibido. Sin embargo, Zubía señaló en una entrevista con Ciro Gómez Leyva que cuando se reunió con ella no le advirtió alguna situación de amenaza.

Motivado por lo ocurrido, el periódico “Norte” donde trabajaba Miroslava anunció su cierre definitivo el 2 de abril debido a la inseguridad que corren los periodistas en este país. En su editorial publicado el domingo explicó que “las agresiones mortales, así como la impunidad contra los periodistas, han quedado en evidencia, impidiéndonos continuar libremente con nuestro trabajo”. Así mismo, apuntó con el dedo al gobierno mexicano al añadir que “El irresponsable incumplimiento de las administraciones públicas de los tres niveles de gobierno también nos orilla a tomar esta decisión, ante la soberbia negativa de pagar los adeudos contraídos por la prestación de servicios”.

Es lamentable que un medio de comunicación como éste sea orillado a tomar este tipo de decisiones al vivir en un país donde la libertad de expresión, junto con la vida de quienes la ejercen, se encuentra en riesgo por los intereses de criminales y figuras de poder. Sin duda dejar de hacer periodismo no es una opción ya que una sociedad desinformada es una sociedad que no es libre e incapaz de formar ciudadanos críticos y útiles en su entorno, por lo que se debe buscar la solución en hallar formas de proteger la vida y la integridad de los comunicadores y velar por el derecho de los ciudadanos a ser informados.

Es de aplaudir que en México existan periodistas como Miroslava Breach que buscan dar a conocer la verdad aunque con ello arriesguen su vida. La trágica muerte de la periodista y la decisión que tuvo que tomar el diario Norte de cesar su actividad periodística fue tan sólo una batalla perdida en la lucha que debemos seguir teniendo por la libertad de expresión.

El usuario y la ética en el ciberespacio

Por: Daniel Pérez Romo
Alumno de Ciencias de la Comunicación UCEM
Servicio social del Laboratorio de Periodismo UCEM

Desde los inicios del Internet, la comunicación humana ha sufrido un radical cambio ya que hoy en día y con la tecnología actual es posible obtener virtualmente toda la información que queramos así como conectarnos no sólo con nuestros amigos y conocidos, sino con todo el mundo. Pero así como avanza la tecnología y la comunicación, se abre también un panorama ético digno de ser estudiado y discutido debido a que las interacciones entre la gente ahora también toman lugar en una realidad online donde las reglas no son exactamente las mismas que en el mundo “físico”.

la-comunicacion-social-de-la-red_1325-56

Imagen por: Makyzz – Freepik.com

La cibercultura es un campo de estudio nuevo que aparece con las tecnologías de información y comunicación. Según la definición de David Silver, “la cibercultura es una colección de culturas y productos culturales que existen y/o son posibles gracias al Internet, junto con las historias contadas acerca de estas culturas y productos culturales.” (Silver, 1997). Sin embargo, la aparición de esta cultura no necesariamente implica la desaparición de la anterior, más bien modifica la realidad existente aportando nuevos elementos. En este sentido, José Antonio Pérez Tapias describe a la cibercultura como “la compleja realidad a la que van dando lugar las transformaciones tecnológicas actuales, cuyos efectos se van extendiendo reticularmente por todos los ámbitos de nuestra vida.” (Pérez Tapias, 2003:20)

Al concebir la realidad online como una cultura entendemos que la cibercultura es un término complejo que está comprendido por conceptos como leyes, valores, conocimientos y  creencias al permitir conectar a personas de todo el mundo, brindando un espacio en el que nosotros construimos nuestros propios contenidos y donde se generan nuevas formas de consumo. Sin embargo, las libertades que brinda esta extensión cultural pueden tener consecuencias negativas debido a la facilidad de compartir y obtener información que muchas veces se hace sin un criterio ético o sin una reflexión previa.

Un ejemplo muy claro de esto es el cyberbullying, que surge de un problema ya existente, pero que se potencializa gracias a la tecnología. Tomemos el caso del 2012 de una joven canadiense que a los 15 años se suicidó debido al acoso que comenzó con una conversación de chat que tuvo con una persona anónima que la convenció a mostrarle una foto de sus pechos y luego la chantajeó con exponerla si no hacía un “baile online” con la webcam, a lo que no accedió la chica. En este caso, el internet funcionó como medio para difundir la foto íntima de la joven y como espacio para el acoso por parte de muchas personas de su entorno. Esto nos lleva al tema del sexting que, como en el caso anterior, ha dado lugar a que fotos íntimas de personas que después de compartirlas con su pareja o cualquier otra persona por medio de un chat, terminan en redes sociales donde mucha gente puede acceder a ellas. Además, están los famosos videos de “lords” y “ladies” que exponen a una persona por su comportamiento, en ocasiones violando su privacidad, al compartirlo por internet y afectando su reputación e imagen. El meollo del asunto es que, por su naturaleza, es difícil regular el internet desde la legalidad, lo que deja muchas decisiones a la ética de cada usuario y estos actos que afectan directamente a ciertos individuos quedan impunes.

6784102187_f47244da57_z

Foto por: kid-josh, bajo licencia de CC BY-NC-SA 2.0

Es fácil decir que de haber actuado correctamente en primer lugar, estas personas se pudieran haber evitado muchos problemas. Es cierto que las decisiones que toman los afectados no siempre son las ideales y que es mejor reflexionar sobre sus acciones para considerar las consecuencias que pueden haber. Sin embargo, no podemos justificar el acoso, las violaciones a la privacidad o la difamación causada por otras personas al culpar a las víctimas de estas ofensas. No obstante, sí es necesario resaltar la importancia del cuidado que se debe tener al compartir información en línea, ya que debe de tomarse en cuenta el alcance que ésta puede adquirir y la forma en la que nos puede llegar a afectar.

El internet no es sólo una herramienta de trabajo o un medio de comunicación: es un espacio donde todos podemos interactuar e intercambiar información de una forma que en otros tiempos era inimaginable. Pero esto no significa que el ciberespacio se encuentre separado de nuestra realidad, sino que estos dos mundos, tanto el online como el offline, convergen en una cultura de la sociedad contemporánea y son moldeados el uno por el otro. Esta nueva realidad nos brinda una gran libertad de obtener y compartir información, pero con ella tenemos la responsabilidad de usar este ciberespacio de una forma consciente y tomando en cuenta las libertades y los derechos de los demás.